Publicidad


Tema del día

Temporada 1 - Capítulo 6 - Atracción magnética

Loading the player ...

HISTORIA DEL MAGNETISMO

El magnetismo es algo que siempre estuvo en la naturaleza pero que los hombres tardaron un poco en reconocer. Fueron los antiguos griegos los primeros en observar un fenómeno extraño que se producía entre ciertas piedras que atraían el hierro, e incluso otros pedazos de hierro. Luego de muchas investigaciones, los hombres de ciencia de aquella época comenzaron a formular algunos pricnipios universales que se aplicaban a dicho fenómeno, al que bautizaron con el nombre de su ciudad natal, Magnesio. Fue allí, en ese pueblo del Asia Menor, que se observó por primera vez lo que hoy conocemos como magnetismo. 

Pero si hay que destacar una figura en el estudio del magnetismo esa es sin duda Tales de Mileto, un filósofo que vivió entre 625 a. C. y 545 a.C. y que dedicó gran parte de su vida a estudiar este particular fenómeno. Mucho tiempo después, varios científicos e investigadores intentaron explorar el magnetismo y sus aplicaciones a la vida cotidiana. A comienzos del siglo XII los barcos chinos comenzaron a utilizar brújulas imantadas para mejorar la navegación, pero eran todavía bastante precarias.

Las investigaciones sobre el magnetismo no terminan ahí. Ya en el siglo XIX muchos cientistas se dedicaron a encontrar vínculos entre el magnetismo y la electricidad. Y fue James Clerk Maxwell, quien luego de mucho trabajo en estos dos campos hizo uno de los aportes más importantes al unificar ambas teorías en lo que hoy conocemos como electromagnetismo.

 

 

CAMPOS MAGNÉTICOS

Como ya dijimos, algunos materiales magnéticos fueron descubiertos hace muchísimo años, como el hierro y la magnetita. Y fue más cerca en el tiempo que se relacionó por primera vez electricidad con magnetismo, dando lugar al electromagnetismo.

Sin embargo, desde siempre han existido campos electromagnéticos por todas partes alrededor nuestro. El problema es que no es algo que podamos detectar a simple vista. Los campos magnéticos se producen debido a la acumulación de cargas eléctricas en determinadas zonas de la atmósfera por efecto de las tormentas. Y son los campos magnéticos terrestres los que provocan la orientación de las agujas en las coordenadas correspondientes: norte, sur, este y oeste.

Pero no todos los campos magnéticos son propios de la naturaleza. Muchos han sido generados por el hombre para utilizarlos en distintas actividades, como la medicina. Cuando nos sacamos una placa de rayos X están involucrados campos electromagnéticos. O cuando encendemos una lámpara o cualquier otro artefacto que funcione con electricidad. Incluso las ondas de radio, antenas de televisión o celulares que transmiten información de un sitio a otro funcionan gracias a la existencia de dichos campos.



© The Format Factory | OZ media 2017