Publicidad


Experimentos

Temporada 1 - Capítulo 6 - Atracción magnética

Loading the player ...

Creá tu propia brújula - El campo magnético se vuelve visible

Tema: Imantación

Los imanes tienen dos polos que llamamos norte y sur. Los polos iguales se repelen y los polos distintos se atraen. Es decir, si cuando los acercamos se repelen es porque estamos acercándolos por sus polos iguales, y si se atraen es porque los estamos acercando por sus polos opuestos. Con estos principios, y unos pocos elementos, podemos hacer una brújula casera.

 

¿Qué necesitamos?

-Un tapón de corcho

-Un cuchillo

-Una aguja de acero

-Un imán

-Un recipiente

 

¿Cómo lo hacemos?

Lo primero que tenemos que hacer es cortar el tapón de corcho para obtener una rodaja de 1 cm aproximadamente. Después, con un cuchillo hacemos una pequeña ranura en una de sus caras, que tenga el grosor de la aguja elegida.

Luego tenemos que imantar la aguja. La tomamos por el ojo y frotamos la punta muchas veces sobre uno de los polos del imán, siempre moviendo la aguja en un mismo sentido.

Lo hacemos con un imán potente, no uno de heladera pues no alcanzará la potencia.

Colocamos la aguja en la ranura del tapón, y luego lo llevamos hasta el agua y lo dejamos flotar.


¿Qué vemos?

La agua apunta siempre hacia el norte.

 

¿Por qué sucede esto?

Al frotar la aguja con un imán, sus cargas se reordenan de forma que sus cargas positivas se ubican todas apuntando a la punta y sus cargas negativas al ojo de la aguja.

De esta forma la aguja tiene las propiedades magnéticas de un imán. Al convertirse en un imán, la aguja es sensible al campo magnético terrestre, con la punta apuntando al Norte, y el ojo al Sur.



© The Format Factory | OZ media 2017